Llegaron los “Terribles dos” … No, mejor “Maravillosos Dos”

El tiempo voló y no sé en qué momento Nicolás dejó de ser un bebé para convertirse en un niño inquieto, atrevido, feliz, juguetón, sociable, pero también de carácter fuerte y decidido a lograr lo que quiere.

Nico cumplió dos años el 11 de enero, pero desde hace unos meses me di cuenta de que había entrado en la etapa de los “terribles dos”, donde los niños se dan cuenta de su autonomía y que sus acciones generan una respuesta de los adultos, así que su principales herramientas son los gritos y el llanto para obtener lo que quieren.

Expertos dicen que esta etapa puede durar desde los 18 meses hasta los 4 años, así que: ¡Auxilio! Estoy apenas comenzando y debo admitir que a veces pierdo la paciencia y otras simplemente no me estreso y lo dejo para que libere sus emociones.

Lo importante para mí en esta nueva etapa es más bien disfrutarla y que se conviertan en los MARAVILLOSOS DOS, porque estoy segura de que es crucial todo lo que aprenda en este momento de su vida.

Familia Estrada Andino

¿Qué no haré?

Darle en el gusto en todo para que no haga una pataleta. No cambiaré su comida de plato, solo porque le gusta el de otro color, por ejemplo.}

No me enojaré ni perderé la paciencia ante un berrinche, debo recordar que el adulto soy yo y así lograr mantenerme calmada.

Intentaré nunca invalidar sus emociones. Si se siente enojado porque no puede hacer lo quiere en ese momento o porque no se quiere ir de un lugar, debo hacerle entender que lo entiendo y está bien que se enoje, pero debo ayudarlo a canalizarlo.

Tampoco voy a usar el miedo para cambiar de conducta. Muchas veces nos vemos tentadas a decirle: “Sino te come todas las verduras te voy a llevar al doctor”.

¿Qué sí haré?

Mantener las rutinas, ya que eso le dará seguridad al poder predecir lo que viene y contribuye al disminuir su ansiedad.

Es importante conocer su temperamento, saber qué es lo que le agrada y le molesta, nunca compararlos y entender que cada niño es diferente.

Impondré reglas claras y constantes, si la regla es no saltar en los sofás, no debo permitírselo nunca, así entenderá que es una regla que no es negociable.

Me anticiparé a las rabietas, sé que cuando está muy cansado se pone de mal humor, así que evitaré exponerlo a situaciones que le incomodan porque de otra manera terminara en una pataleta segura.

De cualquier manera, cuando tu hijo cumple los dos años, es una de las etapas más divertidas, su lenguaje se desarrolla, su independencia se fortalece y su carácter sale a flote… ¡DISFRUTEMOSLO AL MÁXIMO!

Escrito por

Tres mamás nos hemos unido en un concepto innovador: A TODA MADRE, un espacio dedicado a compartir nuestras experiencias, dudas e información relacionada con el encantador e infinito mundo de la maternidad. Fabiola, Jexana, y Jimena compartimos día a día mediante Facebook e Instagram nuestras vivencias e información y así se produce un intercambio de conocimientos e interacción con otras mamás. Integrantes: Fabiola Fuentes, periodista y mamá de Leonardo. Jimena Andino, periodista y mamá de Nicolás. Jexana Carrillos, periodista y mamá de Jexana José Redes sociales: @atodamadrehn atodamadre.mom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .