Los remedios de la abuela y la lactancia

Dicen que los remedios de las abuelas son los mejores, esas pócimas de una mezcla de hierbas que curan todos los males han pasado de generación en generación. Para los latinoamericanos lo “natural” suele ser de primera mano 100% confiable, pues lo ha dado la “Madre Naturaleza”. 

Cuántas veces no hemos buscado en Internet: Remedios naturales contra la gripe y ¡Zaz! como arte de magia se nos despliegan cientos de páginas sugiriendo plantas y remedios naturales que encontraremos sin duda al alcance de nuestro jardín o del mercado. 

Sin embargo, en cuanto se refiere a los remedios naturales no existen dosis ni sugeridas, ni respetadas, cada quien lo toma como lo considera apropiado, tanto en tiempo, como en cantidad, y hay más de alguno que piensa que entre más, mejor para tratar enfermedades comunes. 

Lamentablemente, en la actualidad existen pocos estudios científicos realizados sobre los efectos secundarios que producen los remedios naturales. 

Hablemos de un caso en específico: Mujeres lactantes. No porque un remedio es “natural” significa que sea seguro para las mujeres que están amamantando o sus bebés. En muchos casos, se han realizado pocas investigaciones científicas respecto a las implicaciones por utilizar estos tratamientos durante la lactancia materna. 

Sin embargo, por una cuestión de idiosincrasia los latinoamericanos creemos mucho en las pociones mágicas que nos aseguran entre otras cosas “una mejor producción de leche” (los famosos galactogogos) cuando sin imaginarlo podemos estar provocando todo lo contrario, con un efecto secundario de lo que estemos consumiendo. 

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, (Food and Drug Administration, FDA), no regula los remedios herbales o naturales, lo que significa que el gobierno estadounidense no supervisa la pureza de estos productos ni que sean seguros, lo mismo pasa en el resto de países. 

Cuando se toman en grandes cantidades, ciertas substancias crean efectos negativos tales como, presión arterial alta y la disminución de producción láctea. Demos un ejemplo: 

El Hinojo.- Está contraindicado para la lactancia. Sin embargo, se ha utilizado para tratar los cólicos del lactante y como galactogogo, pero no hay pruebas de que aumente la producción de leche; en teoría por el contrario su efecto estrogénico disminuye la producción láctea. El exceso de su consumo ha provocado letargia, vómitos e hipotonía en dos lactantes y en sus madres en un caso estudiado en 1994. 

Y así como el caso del hinojo, hay muchos otros que también están contraindicados en la lactancia o deben consumirse en bajas dosis y períodos cortos tal es el caso de el Ricino, La Amapola, Cola de Caballo, El Eucalipto, la sábila por decir algunos. 

La sábila por via oral está contraindicada en la lactancia.

Lo más recomendable es abstenerse de tomar hierbas u otros medicamentos naturales hasta que tenga la oportunidad de discutirlo con su médico. Los productos “naturales” no son buenos en cualquier cantidad: las plantas contienen sustancias activas de las que se ha obtenido gran parte de nuestra farmacopea tradicional y pueden provocar intoxicaciones o actuar como disruptores endocrinos si se consumen en cantidad o tiempo exagerados.

Si deseas asesoramiento en lactancia materna puedes contactarme al (504) 3261-8466.

Hasta la próxima,

Fabiola

Escrito por

Tres mamás nos hemos unido en un concepto innovador: A TODA MADRE, un espacio dedicado a compartir nuestras experiencias, dudas e información relacionada con el encantador e infinito mundo de la maternidad. Fabiola, Jexana, y Jimena compartimos día a día mediante Facebook e Instagram nuestras vivencias e información y así se produce un intercambio de conocimientos e interacción con otras mamás. Integrantes: Fabiola Fuentes, periodista y mamá de Leonardo. Jimena Andino, periodista y mamá de Nicolás. Jexana Carrillos, periodista y mamá de Jexana José Redes sociales: @atodamadrehn atodamadre.mom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .