Estimulación temprana para los más pequeños

La estimulación temprana es un conjunto de ejercicios y actividades que sirven para mejorar ciertas características de los bebés de distintas edades. Entre otras cosas, se trabajan los sentidos, además de habilidades mentales como la memoria, la atención, la curiosidad y el desarrollo del sistema nervioso. Cuando tenemos un bebé en seguida deseamos que aprenda a hacer cosas, y poco a poco, vamos saturando a los niños con actividades, más y más según van cumpliendo años, que no siempre van a ayudar de forma efectiva a que tu hijo mejore en sus habilidades y en su desarrollo físico y mental.

Cada vez tendemos más a saturar a nuestros hijos con actividades que al final solo consiguen que los más pequeños se estresen y se agobien.

Para que logremos una verdadera efectividad en dicho desarrollo infantil, las actividades que elijamos deberán cumplir una serie de objetivos fundamentales relacionados con los verdaderos beneficios que les puedan o vayan a aportar. Toma nota de estas seis importantes características que debe tener una actividad realmente productiva para la infancia.

Los grandes beneficios de la estimulación temprana

  • Estimula la curiosidad y la observación del niño.
  • Estimula su proceso de aprendizaje a nivel psicomotriz e intelectual.
  • Estimula, potencia y desarrolla las funciones de su cerebro.
  • Ayuda a identificar y a solucionar trastornos, como los derivados del lenguaje o la memoria.
  • Estimula el lado afectivo y sensible.
  • Favorece su proceso natural de maduración.

Estimulación temprana en los primeros 6 meses

En las primeras etapas (de 0 a 6 meses), los ejercicios de estimulación temprana para bebés ayudarán a que estos ganen flexibilidad, fortalezcan su tono muscular y se preparen para explorar el entorno.

Es recomendable que se realicen los ejercicios en una hora del día en que el bebé esté receptivo y tranquilo, y que se respeten sus horas de sueño y alimentación. Se puede empezar con sesiones de cinco minutos y progresivamente ir aumentando el tiempo, aunque no deberían durar más de 10 minutos.

Ejercicios de 0 a 3 meses

Hay diferentes tipos de ejercicios de estimulación temprana para bebés. Vamos a hablar ahora de los que se pueden realizar durante el primer trimestre de vida (de 0 a 3 meses). Estos ejercicios deberán ser suaves, e irán enfocados a ayudarles a ganar movilidad, a descubrir sensaciones nuevas y a que se familiaricen con sus primeros estímulos. Algunos de ellos son:

  • Tomar sus manos y pies y jugar con sus dedos, uno a uno.
  • Realiza masajes en manos y pies.
  • Tumbado boca arriba, toma las plantas de sus pies y llévale las rodillas al pecho. Repite 5 veces con cada pierna y poco a poco ve aumentando la frecuencia.
  • Tumbado boca arriba, toma sus manos y realiza movimientos en círculo con sus brazos.
  • Tumbado boca arriba, enséñale un juguete de colores a una distancia de 30 cm de sus ojos y muévelo de un lado al otro para que lo siga con su cabeza.
  • Tumbado boca arriba, lleva la mano derecha del bebé hacia el hombro contrario con mucha suavidad. Repite con la mano izquierda. Luego cruza ambos brazos sobre el pecho.

Ejercicios de 3 a 6 meses

Los ejercicios irán cambiando a medida que el bebé crezca, ya que éste irá adquiriendo habilidades motrices. Así, añadiremos progresivamente ejercicios más complejos.

Se puede empezar por ejercicios boca abajo para que gane fuerza en la musculatura del cuello; los haremos poco a poco y respetando su disposición a realizarlos. Algunos de estos ejercicios pueden ser los siguientes:

  • Tumbado boca arriba, haz suavemente el movimiento de la bicicleta con sus piernas.
  • Tomar sus manos y jugar a dar palmadas.
  • Tumbado boca arriba, dóblale una pierna mientras extiendes la otra y ayúdale girar hacia el lado de la pierna extendida. Repite con la otra pierna.
  • Tumbado boca arriba, tómalo de los brazos y súbelo lentamente hasta la posición de sentado.
  • Tumbado bebé boca abajo coloca algunos juguetes delante para que trate de alcanzarlos.

Ejercicios de 7 a 10 meses

Colócalo boca abajo sobre una pelota grande, mueve la pelota hacia adelante y hacia atrás, esto permitirá que pierda el miedo ante posibles caídas, y lo hará más seguro, también fortalecerá sus brazos al iniciar con el gateo.

A medida que el bebé crece, los objetivos y ejercicios se irán adaptando al mismo. Así, los ejercicios de estimulación temprana para bebés siempre deberán adaptarse a las características físicas y psicomotoras del niño o niña. Algunos ejercicios que se pueden hacer entre los 7 y 10 meses son:

  • Traza diferentes dibujos de animales, haz el sonido que corresponda para cada uno, y dile que lo llame como le enseñaste. Por ejemplo, cuando le señales el gato, haz “miau, miau”.
  • Deja que el niño, toque con sus manos la comida. Haz que se lleve a la boca uno de los alimentos que toco, para que relacione la textura con el sabor.
  • Ponte a gatear por toda la casa junto a él, te ayudará muchísimo, realiza esta actividad gateando hacia adelante, hacia atrás, dando vueltas, e incentivándolo a seguirte.
  • Coloca varios objetos en fila y dile: “dame el coche”; guía la mano hacia el juguete y una vez que lo haya tomado, quítale el objeto suavemente y alábalo por dártelo.
  • Enséñalo a llamar a un familiar, ejemplo, “llama a tu tía”, cuando esto suceda, apláudelo, y continúa haciéndolo, hasta que él llame y busque a su tía.

Ejercicios de 11 a 12 meses

De los 11 meses al año, algunos de los ejercicios de estimulación temprana recomendados para esta etapa son:

  • Coloca sus manos sobre un radio o parlante encendido, para que perciba las vibraciones de la música.
  • Enséñale al niño a alisar la arena en un cubo aplanándola y dándole palmadas.
  • Divertirse en el espejo le enseñará a distinguir la imagen de la realidad. Haz que se mire en el espejo, pronto empezará a reírse y tocar su retrato.
  • Estimula las actividades con un mismo juguete, diciéndole: “Abraza al nene”, “Mece al nene”, “dale de comer al nene”.
  • Dale la oportunidad de unirse a ti cuando hagas la limpieza, por ejemplo, puedes darle un trapo para que te ayude en cualquier otra actividad que lo creas capaz.

Nuestra responsabilidad como padres

A la hora de elegir extra escolares en un niño más mayor, así como los primeros ejercicios de tu bebé, recuerda que estas son algunas de las características fundamentales que dicha tarea deberá aportar a tu pequeño/a. Se trate del tipo de actividad que se trate (gimnasia, lectura, juegos de habilidad, materiales y recursos didácticos…), como padres deberemos tener siempre presente qué tipo de habilidad o qué parte de su cuerpo queremos desarrollar en un momento dado, pero debemos ser conscientes de que el éxito de la estimulación temprana se encuentra en la forma en que sepamos combinar el máximo de aspectos diferentes, y no tanto en el hecho de centrarnos en un aspecto determinado.

No podemos olvidarnos de la sensibilidad de los niños y de la importancia de que crezcan como tal alejados de cargas impositivas, responsabilidades y tareas rutinarias que conduzcan al agotamiento y al desánimo por culpa del estrés. Ya somos bastante conscientes como adultos de la negatividad y terribles consecuencias que la ansiedad y la fatiga pueden causar en una persona mayor, como para que les deseemos ese mal a nuestros pequeños. Actuemos con sensatez a la hora de distribuir los tiempos de nuestros hijos, y su salud nos lo agradecerá.

Los bebés reciben los primeros estímulos a partir de sus figuras de referencia (principalmente de la madre y del padre). Es importante que desde que nazcan, se estimulen sus sentidos a través del juego, del habla y de diferentes ejercicios que podemos hacer con ellos.

La estimulación temprana es la base del bienestar, la confianza y un pilar para el niño desde los primeros meses de vida. Aunque la confianza arraiga ante todo en la experiencia, los padres (o cualquier otra persona cercana al niño) tienen todas las herramientas necesarias para cultivar su confianza y desarrollar su autoestima. ¡Unas pocas palabras, y un poco de ti pueden cambiarlo todo!

Nos leemos pronto…

Claudia Valerio.

 

 

Escrito por

Cuatro mamás nos hemos unido en un concepto innovador: A TODA MADRE, un espacio dedicado a compartir nuestras experiencias, dudas e información relacionada con el encantador e infinito mundo de la maternidad. Fabiola, Jexana, Jimena y Karla compartimos día a día mediante Facebook e Instagram nuestras vivencias e información y así se produce un intercambio de conocimientos e interacción con otras mamás. Los temas se amplían en el sitio web atodamadre.mom un lugar fresco, sencillo y lleno de mucho amor maternal. A TODA MADRE es como un pequeño hijo que acaba de nacer y que veremos crecer seguro rápidamente a punta de disciplina, creatividad y pasión por lo que más amamos, nuestra familia. Artículos, recetas, buen humor, moda, eventos y mucho más es lo que le interesa “a toda madre” y esa es la esencia de este hermoso proyecto en el que cada una de nosotras calza como pieza de rompecabezas sus vivencias para a prender a ser mejores madres. Integrantes: Fabiola Fuentes, periodista y mamá de Leonardo (1.5 años) Jimena Andino, periodista y mamá de Nicolás (10 meses) Jexana Carrillos, periodista y mamá de Jexana José (8 meses) Karla Urbina, mercadóloga, fotógrafa y mamá de Victoria (5 años), Alex (3 años) y Adrián que viene en camino. Redes sociales: @atodamadrehn atodamadre.mom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.