Mis noches danto teta

La lactancia no fue un tema prioritario durante mi embarazo, pensé que solo era cosa de poner al bebé al pecho un rato y ya. Pero es mucho más complejo, afortunadamente he logrado amamantar durante un año, y las noches son todo un proceso que ha ido mejorando.

Durante los primeros meses mis desvelos eran extenuantes, porque además de dar teta me extraía leche para poder hacer mi banco de leche, el cual me sirvió de mucho cuando regresé al trabajo. Aprovechaba mis madrugadas para extraer la mayor cantidad porque la producción aumenta cuando estamos en estado de relajación en las noches, al menos durante lo poco que dormía.

Toca acostumbrarse a dormir con brasier especial para lactancia, con protectores para no mojar la cama y con pijama que se estire o que sea fácil sacar el pecho, así que adiós a las pijamas bonitas que le gustan a mi esposo, al menos por un tiempo.

A medida que Nico ha ido creciendo, sus tomas nocturnas disminuyen. Ahora se despierta una o dos veces, pero pide firmemente su comida. Su cuna está junto a nuestra cama, pero del lado de mi esposo (él lo ha preferido así porque dice que él está más atento jajaja). Aún no tenemos intenciones de pasarlo a dormir solo a su habitación.

Ahora, generalmente entre las 2:00 y 4:00 de la madrugada mi esposo me susurra suavemente: “Teta mi amor”, me pasa al bebé, y nos acomodamos para darle el pecho izquierdo (su favorito), porque desde el principio, a pesar de que las intercalo, ese pecho siempre tiene más leche jajaja. Luego lo acomodo en la cama y le ofrezco la otra teta, ya con su panza llenita él sabe que esa es la teta para dormir.

A veces creo que me duermo primero yo, otras, simplemente la suelta y se da la vuelta para acurrucarse con su papá. Últimamente se queda con nosotros el resto de la madrugada. Y entre pataditas, jalones de pelo y arañazos se convierte en el dueño y señor de la cama.

Hasta que sale el sol y toca levantarse, a veces más cansada que la noche anterior, pero sí, muy feliz porque lo primero que hago en el día es darle un rico beso a mi hijo.

Un abrazo,

Jimena A.

 

Escrito por

Cuatro mamás nos hemos unido en un concepto innovador: A TODA MADRE, un espacio dedicado a compartir nuestras experiencias, dudas e información relacionada con el encantador e infinito mundo de la maternidad. Fabiola, Jexana, Jimena y Karla compartimos día a día mediante Facebook e Instagram nuestras vivencias e información y así se produce un intercambio de conocimientos e interacción con otras mamás. Los temas se amplían en el sitio web atodamadre.mom un lugar fresco, sencillo y lleno de mucho amor maternal. A TODA MADRE es como un pequeño hijo que acaba de nacer y que veremos crecer seguro rápidamente a punta de disciplina, creatividad y pasión por lo que más amamos, nuestra familia. Artículos, recetas, buen humor, moda, eventos y mucho más es lo que le interesa “a toda madre” y esa es la esencia de este hermoso proyecto en el que cada una de nosotras calza como pieza de rompecabezas sus vivencias para a prender a ser mejores madres. Integrantes: Fabiola Fuentes, periodista y mamá de Leonardo (1.5 años) Jimena Andino, periodista y mamá de Nicolás (10 meses) Jexana Carrillos, periodista y mamá de Jexana José (8 meses) Karla Urbina, mercadóloga, fotógrafa y mamá de Victoria (5 años), Alex (3 años) y Adrián que viene en camino. Redes sociales: @atodamadrehn atodamadre.mom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.