Corazón de mamá

Algunas mamás a mi alrededor me comentaban que cuando una mujer se convierte en madre su corazón cambia, se vuelve más sensible, más dulce, más agradecido… Y efectivamente, lo he vivido desde que nació mi pequeño Nico.

Hace unos días entré a una sala de espera y mi mirada se fijó de inmediato en una joven que cargaba en sus brazos a su pequeño hijo con hidrocefalia. Se llama Nubia, andaba en busca de ayuda para tratar medicamente a su bebé, ya que desde los cinco meses fue diagnosticado con dicha enfermedad.

Mi corazón de mamá, latía a mil por hora y se encogía de dolor de solo pensar la angustia por la que pasa Nubia, no puede evitar acercarme para conocer más de su caso. “Necesito ayuda, mi esposo y yo no tenemos ni para comprarle la leche, no tengo donde bañarlo porque mi niño ya tiene 23 meses pero por su enfermedad no se puede sentar, además necesitamos cambiar la válvula en su cabecita”, me dijo con sus ojos llenos de lágrimas.

Respiré profundo para no sumarme a su llanto y se me ocurrió pedirle su número de teléfono para ponerla en contacto con una persona que le puede gestionar ayuda de todo tipo, además, intenté transmitirle tranquilidad y esperanza.

Durante varias horas reflexioné, primero agradecí a Dios por la salud de mi bebé, y luego me di cuenta de cómo el corazón de nosotras las mujeres se transforma desde el momento en que en nuestro cuerpo comienzan a latir dos corazones simultáneamente.

Llámalo como quieras, sensibilidad, cambios hormonales o instinto materno, pero lo cierto es que actualmente se considera una realidad biológica, hay una gran cantidad de estudios científicos dedicados a investigar lo que ocurre en el cerebro de una mujer cuando llega la maternidad y se ha comprado que sí existen cambios importantes tanto en la materia gris como en la segregación de sustancias químicas que despiertan comportamientos diferentes a los que teníamos antes de la gestación y el nacimiento.

No hay razón para desconcertarnos ante la avalancha de sentimientos que se despiertan, son procesos naturales que debemos canalizar poco a poco, y una de mis formas favoritas hacerlo es “comerme a besos a mi pequeño”.  Así que a disfrutar de este renacer de sus corazones.

Un abrazo a todas…

Si te interesa ayudar a Nubia y a su pequeño hijo puedes contactarme a jimenaandinoe@gmail.com

Escrito por

Tres mamás nos hemos unido en un concepto innovador: A TODA MADRE, un espacio dedicado a compartir nuestras experiencias, dudas e información relacionada con el encantador e infinito mundo de la maternidad. Fabiola, Jexana, y Jimena compartimos día a día mediante Facebook e Instagram nuestras vivencias e información y así se produce un intercambio de conocimientos e interacción con otras mamás. Integrantes: Fabiola Fuentes, periodista y mamá de Leonardo. Jimena Andino, periodista y mamá de Nicolás. Jexana Carrillos, periodista y mamá de Jexana José Redes sociales: @atodamadrehn atodamadre.mom

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.